Contatori per sito
contadores web

* Todos los textos publicados en el blog pueden ser utilizados, mencionando la fuente. Aquello que no tienen referencia externa -texto y/o imagen- pertenecen a la responsable del sitio.

* Ediciones Orillera es un sello de autor (2009) con el que llevamos publicados diez libros. Podés pedirlos aquí orillera@gmail.co o al teléfono +549 2954 614932

* Literatura infantil y juvenil

viernes, 17 de abril de 2009

Transformación o rosedal

Rosa fue Rosita a los seis. Con una mamá gringa que llegó del Piamonte con siete hijos y un batón negro que usó por muchos años. Se instalaron en Bertedero, un pueblito pampeano del norte. Se instalaron en una casa con aljibe y patio grande para criar gallinas.
Se instalaron.
Rosa se hizo Rosalinda a los 14 y tuvo el primer hijo. Un varón mestizo que siempre tenía mocos y dolores. Según cuentan los vecinos bertedoreños, el padre pudo haber sido Gómez, el albañil que trabajaba en la casa de los Liroill Acuña o el mismo Liroill Acuña. Por el color de ojos, me da esa duda...(dixit Juana ).
Rosa devino Rosaura y se casó con Juan después de dos hijas mujeres que, según bertedoreños, pudieran ser de Liroill Acuña o del cuñado solterón que pasó un verano en el pueblo.
Rosaura anda, anduvo y fue, hasta casi los 98 de hoy en que es Roseta. Una abuela pinchuda y fuerte que rezonga por todo. Roseta Ita Linda Aura... pidió para los 99, una polvera con cisne y un lapiz labial.

6 comentarios:

Liza Di Georgina dijo...

Que sí, las mujeres vivimos muchas vidas, en esta vida, como capas de cebolla que se van desgajando y encontramos la muerte cuando ya no podemos ser otra, cuando se nos termina la última vida y no podemos mutar más. Saludos.

Adriana Lis dijo...

Gracias Liza! por estar siempre visitando esta Orilla. Saludos.

carajo dijo...

llegué aquí (por consecuencia de haber llegado al otro) porque tengo en manos mías un manuscrito que mandaste al fondo de la cultura económica. pronto: un correo institucional con mi presentación formal, jojo. pero hazme más caso por aquí.

carajo dijo...

manuscrito de una obra deliciosísimamente huidiza, me veo obligado a agregar

carajo dijo...

bueno, saca una silla para mí también. y si la intriga se puede convertir en choripanes, mejor, porque yo también me incluyo en ella. hago lo que puedo, pero no sería prudente ponerte a pensar que las publicará porque luego me sentiría culpable. pero espera la próxima sintonía, uno nunca sabe para dónde se van las liebres, ¿no?

Adriana Lis dijo...

Bueno, sintonizareme bzhhhzss bzssss ....hasta agarrar la onda! Mientras, aire fresquito, chori ( por qué no?) y copa de agua con olas.